Las empresas deben tomar medidas para adaptarse al nuevo reglamento general de protección de datos, que se aplicará a partir del próximo 25 de mayo.

El 25 de mayo de 2016 entró en vigor el nuevo reglamento general de protección de datos (RGPD). Sin embargo, y dados los importantes cambios que hay que realizar, la Unión Europea dio dos años de plazo hasta que comenzara su plena aplicación.

Los expertos recomiendan ponerse al día antes de que llegue la fecha límite, ya que hay tiempo para estudiar si las medidas implantadas son suficientes y eficaces. Desde el 25 de mayo, los errores pueden resultar muy caros, ya que el plan de protección de datos será obligatorio.

“El RGPD hace hincapié en el principio de la responsabilidad proactiva de las empresas, que se deben adaptar y adecuar en cada momento al tipo de datos que manejan y los tratamientos que realizan”, subraya Fernando García, socio del área de mercantil de AGM Abogados, que recuerda que la normativa prevé sanciones mucho más duras: “Se han incrementado de manera exponencial las posibles multas hasta un máximo de 20 millones de euros o el 4% del volumen de negocio total anual del ejercicio anterior”.

Fuente : expansion.com